Avisar de contenido inadecuado

23/10/2007

El cartel del ascensor (Capítulo 10)

Sabes que faltan solo unos días para ver a Miguel, ¡hace tanto que no lo veo! -interrumpió ella- esta vez aprovechará la compañía del viaje de nuestros sobrinos para venir a verme, y conoceros, dice que está seguro que no tendrá otra oportunidad, está muy viejo pero que aún puede viajar,  que se quedará conmigo este año hasta que ellos vuelvan,   allí dice que no lo necesitan para nada,...

{
}

22/10/2007

Las próximas vacaciones me voy a la Supertierra

 

 

Al fin, unas vacaciones algo laaaaaargas!.

Me ha dicho que entre ir y volver cuarenta años, además del tiempo que me quede allá, o sea que en 40 años y dos semanas volveré a estar aquí; no os preocupeis el tiempo pasa volando, y si voy volando todavía pasará más deprisa.

La foto  de la publicidad pinta bien, no?

¡Qué culpa tengo yo de que esté tanto...

13/10/2007

El cartel del ascensor (capítulo 9)

Estaba realmente bien, se levantaba por la mañana nos hacía las camas, no  dejaba  a   nadie   acercarse  a   cocinar, todo como antes, otra vez dispuesta a ir de un lado para otro sin parar ni un momento, tenía la vitalidad de una de quince,  en unos días había olvidado su eterna enfermedad.

Dispuesta otra vez a hacer ganchillo, se ponía sus gafas de cerca, realmente que ojos parecía...

8/10/2007

El cartel del ascensor (capítulo 8)

Volví con ella al día siguiente después de hacer los deberes, los hice tan deprisa como pude, se había quedado en la parte de Miguel, el misterioso, ¿quién era? ¿cuándo se encontró con el, otra vez? ¿quién mató al abuelo, o que le pasó para morir?, había inventado mil situaciones posibles desde el día anterior. Incluso le pregunté a mi madre, y me dijo que no hiciera caso, que...

{
}

8/10/2007

ACTO s/n - Alternativo

Un día cualquiera, una estrella bajó a la tierra.

No por una magnífica escalera de nubes, sinó que tanto se asomó observando todo lo que acontecía allà abajo, que se cayó, y justamente  fue a parar en el medio de una placita de Caracas; se tapó los oidos pues una horrible discusión estaba aconteciendo desde varios lados distantes dentro de la misma, oía muchas voces.

No era lo que...

6/10/2007

Se retorcía bajo sus oscuros pensamientos

En su casa lo creyeron, nunca antes se había comportado así, con sus ojitos azules y su carita de ángel, había sido el niño más dulce que pudiera esperar una madre. Sí, ahora salía mucho, como todos los de su edad, llegaba muy puesto, pero nadie lo veía, el tampoco. Empezó como toda carne de cañón, por fumar petas, después pasó a más alto nivel, y no solo económico. Un día...

5/10/2007

El cartel del ascensor (capítulo 7)

Se quitó la máscarilla de la boca, y me dijo - mi niña bonita, ¿pero,  que haces aquí?.

Le miré y le dije - esperando que despertases y que me cuentes más cosas, pensando en la historia del abuelo, cuando murió, me dijiste que otro día me explicarías el final.

  -¡Mi niña bonita!, tienes que jugar con tus amigas, vete al parque, aquí sentada todo el día ..., tu no te preocupes que...

5/10/2007

El cartel del ascensor (capítulo 6)

En el suelo había tres trozos pequeños de papel; en un momento vió que más bien pertenecian a  una carta hecha añicos.

En esa habitación había poca luz, encendió el candil y comenzo a mirar con detalle los tres trozos, solo había alguna palabra entera, revisó todo el suelo no había nada más, se dió cuenta que entre el espejo de la cómoda y la madera que lo aguantaba, sobresalia...

3/10/2007

El cartel del ascensor (capítulo 5)

El vecino le dijo en un tono burlón - vaya con el cartero, ¿eh?, aun no sabe donde vives.

María con un gesto de interrogación, le dijo – ¿Manuel “el cartas”?, sonrió, y pensó en los buenos ratos que habían pasado Manuel, ella y los demás infantes cuando eran niños, en esa misma plaza.

Y dijo - bueno no es que me lleguen muchas alguna al año de mi prima Mari Carmen , la que...

1/10/2007

El Gran Maestro

Pío, era todo un tarambana. Lo recuerdo con sus cincuenta con una camiseta de rayas blancas y azules combinado con unos pantalones blancos, que le quedaba bien. Hacía olor a colonia de niños, mezclada con un olor dulce propio suyo, que realmente me molestaba. muy delgado y alto. Mirado así, podría parecer un marinerito, pero lo llevaba todo con una elegancia innata y  un talante...