Avisar de contenido inadecuado

Engañando al Amazonas

{
}

 

AMAZONAS
 
 
1- EL TURISTA ADINERADO, LA AMANTE, EL PATRÓN DEL BARCO Y LA COCINERA

 

El barco iba  recorriendo el  rio Amazonas por quince días, había sido alquilado con la toda tripulación a bordo, para el goce de un turista adinerado, éste,  hacía el mismo trayecto dos o tres veces por año, un empresario español de unos cincuenta años, tenía varias empresas dedicadas a alquilar todo lo necesario en equipos de sonido para grandes festivales, macro-fiestas y conciertos importantes de toda España, podrido de dinero o podrido por el dinero.

Viajaba a Brasil, a Manaus, allí empezaba el trayecto, él montaba en su barco, que en esos días era su amo y señor, inmediatamente hacía ir a buscar a una novieta, una amante que mantenía durante todo el año, y por supuesto por esos favores, él la quería esclava de sus delirios durante los treinta o cuarenta y cinco días que pasaba allí durante el año, si por lo que fuera, esta amiguita desobedecía a sus caprichos, o sí ya no le placía estar con ella, hacía borrón y cuenta nueva...  había cientos o miles que estarían encantadas de ocupar su puesto, por zapatos, ropa, comida y diversión el resto del año, más de trescientos días restantes para pasarlo bien sin él, con seiscientos dólares al més, toda una fortuna para una joven de dieciocho años, y trabajando sólo esos días, un verdadero chollo por sólo hacer lo que hacían todas sus amigas y enemigas por unos reales para salir de la misma miseria a la que estaban expuestas, un camino más fácil que duraba pocos años pues siempre había más jóvenes y bonitas esperando su turno. El verdadero sueño de ella era enamorarse de un turista y que la llevara muy lejos de allí, y si no llegaba el amor... como pasaba tantas veces... por lo menos salir de allí y de su misería, casarse con él aunque fuera decenas de años más mayor. Daba mucho prestigio ser la amante de un turista adinerado y mayor, podía matar de envidia a las amigas y enemigas con los trapitos, zapatitos y bolso a juego, con tu manicura recién y la peluquería a sus pies cuando entraba.

 
Este empresario tenía en España mujer e hijos, bien, ahora solo una hija que se ocupaba de los negocios en sus largas ausencias; había tenido también un hijo, que seis años antes murío ahorcado, se tiró desde aquel árbol con la cuerda enganchada en el cuello, era amante de las drogas, había tenido siempre mucho de lo material y muy poco de lo inmaterial, o eso decían las malas lenguas, una depresión de caballo que decian que tenía el pobre niño rico.

Su mujer, era su mujer simplemente, vivian en la misma casa, mientras él estaba allí, no se molestaban, alguna vez incluso se veían pasar en aquella casa tan grande y hasta  se saludaban,  por supuesto fiestas de Navidad y compromisos sociales estaban juntos,  tenían que pasar por el aro, pero por otro lado representaba poco esfuerzo, cada uno el hacía su vida y no le interesaba la del otro y menos después de la muerte del hijo pequeño, que todo era más fachada todavía de  la que había sido hasta entonces.

El Patrón le llamaban Badalona, era de Badalona una de las ciudades más grandes de Barcelona, también rondaba los cincuenta años, pero hacía tanto que estaba recorriendo el Amazonas, que se consideraba de allí. Este viaje a Brasil hacía unos veinte años empezó así, un viaje por el Amazonas  en un barco  con unos amigos, su despedida de soltero a lo loco, orgías sin fin, todos los demás volvieron, pero él... se quedó, nunca más tuvo contacto con su novia, que era la hija del presidente de la compañía donde trabajaba y habían puesto muchas espectativas en él, ésta era una empresa muy importante dentro de la alimentación española,  él se dió cuenta allí, sólo quería vivir la vida, y aquí tenía lo que quería, tranquilidad y mucho sexo, que más podía pedir. 

  La cocinera, brasileña,  la novia nueva del capitán, una de tantas que ha tenido en todos esos años, pero esta tenía un genio de aquellos que lo habían hecho vibrar, aunque ahora la empezaba a ver como un estorbo, cuando llegasen de vuelta se la ventilaba, no la aguantaba ni un segundo más.

Continuará... 

{
}
{
}

Comentarios Engañando al Amazonas

Buena historia, tiens una mente maestra ...



sige asi adios te cuidas
Que me engancho, niña...
Gracias  Epiillepzia!
Un beso 
Gracias por tu visita Brujita...
Besos 
Joer, yo también me he enganchado Estrella... Es muy bueno.



Gracias cielo.



Un besazo.
anna anna 02/02/2008 a las 18:05
♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣
uuuu!!!
que historia!!!  tengo que desocuparme un poquito mas!!!
jajajaja
saludos!!
pd: gracias por acordarte de mi cumple! Tongue out
Gracias Duha! yo voy por el siete, jajaja.

Deja tu comentario Engañando al Amazonas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.